El rebusque; la nueva economía de Popayán

Para entender el fenómeno de los vendedores ambulantes en Popayán es necesario saber primero que es el empleo y por supuesto que es el desempleo para que podamos comprender las causas que llevan a que los indicadores y las estadísticas sobre este tema aumenten cada vez más.

 

El empleo es aquella actividad en la que se hace una labor o se produce algo a cambio de un salario o sueldo fijo. Incluso la constitución colombiana del año de 1991 en su artículo 25 plantea que “El trabajo es un derecho y una obligación social y goza, en todas sus modalidades, de la especial protección del estado. Toda persona tiene derecho a un trabajo en condiciones dignas y justas”, obviamente la teoría, a pesar de ser lo ideal, y la práctica son totalmente distintas puesto que el empleo en Colombia no cumple con ninguno de los requisitos que impone la Constitución pues ni es justa ni es digna y ni siquiera es derecho garantizado de todos los colombianos o sino pregúntenle al 13.2 % de la población de todo el país que se encuentra desempleado o a las más de 30000 personas que representan el subempleo en la ciudad y muchos de ellos como vendedores ambulantes.

 

Pero vamos a lo que nos interesa, cuál es la situación de empleo y desempleo en Popayán. En la ciudad hay 98.653 personas activamente económicas de ellas el 82 % están empleados y casi 32 32457 personas se encuentran en condiciones de subempleo o rebusque.

 

Esta situación, que caracteriza el día a día de muchos payaneses y colombianos, no se presenta por culpa de quienes deben salir a buscar en las calles su sustento diario sino por la incapacidad del Estado al no cumplir con uno de sus deberes constitucionales, ofrecer condiciones laborales justas y dignas a cada persona que les permitan sostenerse a ellos y a su familia. Así que, para quienes todavía no toman conciencia, especialmente las autoridades institucionales, la solución no está en desalojarlos sino en implementar políticas y estrategias que de verdad mejoren el mercado laboral, que disminuyan las tazas de desempleo en el país y en la ciudad porque el rebusque no es una forma de trabajo sino una solución temporal a la falta de él, es una forma de desempleo.

 

Un ejemplo de la falta de condiciones justas y dignas que se presenta en el empleo informal o las ventas ambulantes es doña Catalina, habitante de 48 años del municipio de Totoró quien desde hace 15 viaja a Popayán todos los días para vender en la galería del barrio Bolívar buñuelos, empanadas, patacones, arepas y café para poder cumplir con las necesidades que le exige su hogar.

                                   

Doña Catalina nos contaba que cada día se levanta a las 4 de la mañana, camina 3 Kilómetros durante 1 hora y 30 desde su casa hasta el pueblo más cercano en donde paga 3500 pesos para que la transporten hasta Popayán, llega a la ciudad aproximadamente a las 8 de la mañana, invierte 10000 pesos en sus insumos diarios, como harina, plátanos, aceite. Trabaja hasta las 3 o 4 p.m. en su puesto de ventas y al final de la tarde sus ganancias oscilan entre 4000 a 6000 pesos, casi la mitad menos de lo que invierte.

 

Así como doña Catalina muchos caucanos tienen que vivir de lo que puedan conseguir diariamente, de su rebusque, que generalmente apenas alcanza para alimentarse ellos mismos y a su familia y escasamente para pagar otras necesidades básicas del hogar, como los servicios públicos, la vestimenta…

 

Esta situación que viven no solo muchas personas del departamento sino un gran porcentaje de colombianos, ha ido incrementándose cada vez más en los últimos años a causa de los problemas sociales que vive el país; la guerra interna, el narcotráfico, y las políticas estatales deficientes, entre otros factores, han hecho que la población civil deba asumir las consecuencias de estas injusticias. Los indigentes, los mendigos, el desplazamiento y el rebusque, son los efectos más directos de estas problemáticas y, lastimosamente, ya han afectado a más de la mitad de la población total del país.

 

Encontrar una solución a esta situación parece ser hoy un imposible, una utopía que ya no depende de una sola persona o un solo gobierno. Creo que tomar conciencia de los graves problemas del país y saber que en cualquier momento nos pueden alcanzar a nosotros o a nuestros seres queridos  es esencial para empezar a buscar soluciones efectivas. Ojalá que lo que vemos diariamente en las calles, en los parques, en los andenes de nuestra ciudad, ya no sean solo una imagen invisible para nosotros, ojalá abramos los ojos y podamos entender que esa es la verdadera realidad del país, que esa es la otra Popayán.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: