El rebusque, la verdadera imagen del centro histórico

Cerca del 7 % del total de habitantes de la ciudad, es decir 15116 personas, unos 3200 hogares, se encuentran en condiciones de desplazamiento, y junto con el incremento de estas estadísticas hay otras situaciones sociales que marchan  al son de los nuevos números. La violencia, la drogadicción, la prostitución y especialmente el desempleo y el subempleo son efectos directos de esta problemática social.

El desempleo no es solo  una característica de Popayán, a nivel nacional el 13.2 % de toda la población se encuentra en estas condiciones.

En Popayán 176.654 personas se encuentran en edad de trabajar de las cuales el 98.653 son activamente económicas, de ellas 82 % se encuentran ocupadas y 18 % son desempleos, una cifra que está 5 puntos por encima de la registrada a nivel nacional. De ese 82 % 32457 personas representan el subempleo en la ciudad y muchos de ellos como vendedores ambulantes, especialmente en el centro histórico (vendedores que no aparecen en los catálogos turísticos a pesar de que ese es su sitio de trabajo).

Esta problemática se ha convertido en punto neurálgico de  las políticas institucionales de la ciudad, pero no con el objetivo de intentar encontrar una solución  a las miles de personas que viven del rebusque en la ciudad  sino para recuperar el espacio público perdido.

Ejemplo de esto son las acciones iniciadas por Rubén Darío Mosquera de la oficina de protección del consumidor que junto con la policía nacional, y a consecuencia de las constantes quejas de los ciudadanos (obviamente de los que si cuentan con un sueldo y un trabajo estable) lograron recuperar el año pasado el 90 % del espacio público en el centro de la ciudad, mejor dicho, lograron quitarle el trabajo a miles de personas.

Hoy ese espacio público está nuevamente habitado por quienes un tiempo atrás debieron salir, actualmente se están buscando proyectos que, como siempre, buscan mostrar la cara linda de la hidalga y culta ciudad blanca, pero que no se centran en corregir el trasfondo de esa imagen, su verdadera realidad, ojalá que cuando se inicien nuevamente las acciones de “recuperación” sea porque ya se encontró un lugar de trabajo digno para esas personas. La solución al problema no está en pintar las paredes del centro, arreglar sus calles, sus andenes, sino en recordar que más allá de la catedral y la torre del reloj se encuentra la otra Popayán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: